DICIEMBRE, ¿mes antifitness?

Reuniones, despedidas y festejos suponen un exceso de calorías, poco descanso a lo que se suman jornadas de altas temperaturas. Una sucesión de eventos y variables que ponen en jaque las rutinas fitness. ¿El último mes del año conspira con nuestra rutina de entrenamiento? En diciembre, ¿entrenamos menos? ¿Debemos decir no a reuniones para seguir con nuestro ritmo?

Para Alejandro Britos, profesor de Educación Física y entrenador, hay que saber mantener un equilibrio entre los eventos laborales y o familiares sin dejar de lado el running o la actividad física que hagamos. No es cuestión de negarse a los festejos, pero sí es necesaria una organización para que la rutina fitness que mantuvimos durante todo el año no se termine los primeros días de diciembre.

«Yo recomiendo a mis alumnos que entrenen más temprano al evento o a la reunión con la familia o con amigos», explica. También se puede dejar para el otro día pero hay que tener en cuenta que si durante la reunión hubo excesos, y la persona está con resaca, en ese caso hay que evitar entrenar. «Siempre hay que entrenar seriamente y estar en condiciones óptimas para poder disfrutar, no tiene que ser una obligación. Se puede descansar el día posterior o si la persona quiere entrenar puede reducir su entrenamiento al 50%, por ejemplo, si corre puede trotar más lento, o alternar trote con caminata, el ritmo debe ser más tranquilo, nada de exigencias, y tiene que beber mucho líquido».

En cuanto al calor, las altas temperaturas afectan nuestro ritmo de entrenamiento y la frecuencia cardíaca. » Hay que aprender a entrenar respetando el pulso cardíaco. Es muy importante saber usar el reloj con la banda cardíaca y no sobrepasar las 150 pulsaciones por minuto. En verano, hay que correr por pulsaciones y entrenar un poco más lento respetándolas. A mayor temperatura mayor deshidratación y también riesgo de golpe de calor», señala Britos.

Para el entrenador, en temporada estival lo mejor es entrenar en las primeras horas de la mañana: entre las 6 y las 9, o por la noche, después de las 20. «Por ejemplo, si recién te estas iniciando en el running es mejor que tu profesor cambie el entrenamiento a uno más moderado de una duración de 30 minutos como máximo y a ritmo lento. En cambio, si sos un corredor avanzado podés seguir con tu ritmo habitual siempre tomando los recaudos con la hidratación y realizando un entrenamiento a conciencia», agrega. Es necesaria una buena hidratación que llegue a los dos litros de agua por día como mínimo. También es bueno llevar una bebida isotónica para beber antes durante y después del entrenamiento y vestirse con indumentaria tecnológica acorde al clima y en tonos claros. Es fundamental tener los controles médicos al día.

¿Pero qué pasa con la comida? Las preparaciones que se realizan para esta época del año tienen una alta densidad calórica que es incompatible con las altas temperaturas de diciembre. Sin embargo, no es imposible seguir con un plan de alimentación saludable. «Una fórmula que no falla es respetar las cuatro comidas y no compensar ninguna de ellas bajo el argumento de que se comerá más durante la cena», explica Liliana Grimberg, médica nutricionista de la Clínica Ravenna. Además, según la nutricionista, en las cenas de los encuentros de fin de año conviene: comenzar por los líquidos como gaseosas acalóricas, agua, jugos diet; continuar con verduras y no pasarse con los aderezos; evitar las bebidas alcohólicas durante las comidas reservándolas para el momento del brindis; como plato principal elegir pollo, pavita, peceto, pescados frescos; para el postre frutas frescas o ensalada de frutas. Si hay algo que nos tienta, siempre hay que tener presente: «no al exceso, si a la medida».

Tips para restringir calorías

Según, Grimberg, unas recomendaciones sencillas para no pasarse durante los días de celebraciones son:

  • Elegir alimentos agradables, pero de sabor neutro. Recordemos que, si son excesivamente sabrosos, inevitablemente terminamos comiendo más cantidad de lo necesario.
  • No es aconsejable realizar ayunos ni antes ni después de los festejos. Se debe comer la medida justa.
  • Elegir verduras y frutas frescas en todas sus variedades, las cuales aportan una gran variedad de vitaminas, minerales, fibra y agua.
  • Tomar como mínimo tres litros diarios a través de infusiones frías, aguas saborizadas con limón, menta, jengibre, caldo, gelatina dietética, etc.
  • Elegir alimentos de bajo índice glucémico, es decir alimentos con hidratos de carbono que tienen bajo impacto sobre la glucemia, ya que de esta manera no nos genera más hambre.
  • Limitar todo lo posible las harinas refinadas que se encuentran en productos de panadería, galletitas, fideos.
  • Cuidar la medida de aquellos alimentos que resultan adictivos, como nueces, almendras, turrón, pan dulce.
  • Priorizar los alimentos frescos.
Publicite con nosotros!

Chequea también

ESTRÉS: se confirmó que provoca que nos salgan canas

«¡Me vas a sacar canas verdes!», nos dijeron alguna vez padres o abuelos por el …

MADONNA: por su lesión en la rodilla cancelo conciertos

La reina del pop, finalmente, brindó su primer show en Lisboa. Sin embargo, al finalizar su …