CORONA DE SAN EDUARDO: el millonario valor de la corona emblemática de Isabel II

La corona de San Eduardo es la joya de de las joyas, una pieza que se mandó para la coronación de Carlos II para reemplazar la corona medieval fundida en 1649, que se suponía se realizó en el siglo XI. Se considera la pieza más importante del tesoro que conserva la familia real británica y el valor histórico de esta pieza, que se expone en la Torre de Londres,  es incalculable. Forma parte de una colección mundialmente famosa que simboliza el poder de la monarquía británica a través de los siglos y tienen un profundo significado religioso y cultural de la historia de Inglaterra. 

La corona de San Eduardo es para los británicos la más importante y sagrada. Solo se utiliza en el momento de la coronación. Desde 1661 hasta principios del siglo XX, según reza la historia que la acompaña en la web dedicada a las joyas reales, se adornaba con gemas que se prestaban y se devolvían después de la coronación. Pero en 1911 la corona de San Eduardo se realizó permanentemente tal y como se la conoce en la actualidad, con motivo de la coronación de Jorge V. 

Ahora el portal de finanzas SavingSpot ha realizado un detallado trabajo de investigación que ha consistido en deconstruir imaginariamente la joya para otorgarle el valor exacto a cada una de sus piezas. Según ha explicado uno de sus responsables han utilizado el siguiente sistema: «Utilizamos la guía de tamaño de gemas de la Sociedad Internacional de Gemas y las imágenes para determinar el número de quilates y su peso aproximado. Luego lo restamos del peso total de la corona para calcular la cantidad de oro que la compone. Consultamos el catálogo del proveedor oficial de telas de la reina para obtener un valor para el terciopelo e investigamos el precio promedio del armiño». 

Primer plano de la corona de San Eduardo.
Primer plano de la corona de San Eduardo. 

El siguiente paso consistió en consultar a un tasador de piedras de este tipo que manifestó lo complicado que sería determinar realmente el valor de cada gema, ya que normalmente el método que utilizan los tasadores es inspeccionar cada pieza con instrumentos especialmente diseñados para este fin, capaces de determinar el tamaño, procedencia y edad de cada una de ellas. El portal de finanzas desarrolló un método para sortear estas limitaciones y según sus responsables fue el motivo por el que decidieron recurrir a la guía de precios de la Sociedad Internacional de Gemas y realizar diagramas de la colocación de cada una de las piedras.

El gorro de terciopelo se valoró en tres dólares, la pieza de armiño en 34 dólares. Se trata de los dos componentes más baratos. Los dos más caros son los siete zafiros que la componen y cuyo precio asciende, según SavingSpot, a 2.142.000 dólares (1.945.906,09 euros). Sumando el resto de sus elementos, el portal establece que la corona real cuesta exactamente 4.519.709 dólares (4.105.942,70 euros), 908.497,92 euros, más que el valor que se le había atribuido hasta el momento.   

Publicite con nosotros!

Chequea también

MÚSICA CENSURADA: cantantes borradas de las tapas de los discos en Irán

Aunque parezca increíble, ser mujer en países como Irán, sigue siendo una situación que acarrea injusticia …

ANSIEDAD TECNOLÓGICA: Google Chrome avanza en nuevas funciones

¿No te carga la página de Internet y desconocés si es problema es tu computadora o …