PATO SERRUCHO ESCAMOSO: al borde de la extinción

A lo largo de los ríos sinuosos de la lejana provincia de Jilin, al noreste de China, un pato migratorio singular que habita en los árboles, el pato serrucho chino, tambalea al borde de la extinción. Los huevos de este año han nacido y ahora los adultos les enseñan a los pequeños a sobrevivir, trucos que se vienen transmitiendo hace 10 millones de años.
Pero el destino de este pato es incierto. Sólo quedan 2.000 aproximadamente, según dicen los expertos. Las depredaciones humanas han tenido sus consecuencias, principalmente con la contaminación, la tala de árboles y la caza.


Cuando los árboles desaparecen, las aves pierden sus hogares. Y cuando ya no quedan aguas cristalinas, esta sensible especie queda marginada.
Esto es lo mejor que puede pasarles a los depredadores habituales, las serpientes, las ratas y los visones cuya preferencia de comida puede ser cualquier pollito incauto que quede rezagado detrás de su madre o no reconozca el peligro.
La conexión del pato serrucho con China es casi tan fuerte como la del pandagigante, un tesoro nacional cuya supervivencia ha dependido de la intervención del hombre.


El cuento del pato serrucho escamoso de China transcurre paralelamente: luego de una racha de mala suerte en los tiempos modernos, sus días pueden ser contados. Los humanos están tratando de ayudar pero esta puede ser la última batalla de estos patos refinados.


Los patos serrucho escamosos son notablemente tímidos. Y esto se duplica cuando vienen los fotógrafos amateurs cuyo interés en estas raras especies ha crecido con intensidad en los últimos años. Aun cuando la fotografía pueda parecer una actividad de bajo impacto desde el punto de vista ambiental, la mera presencia de humanos, incluso los bien intencionados, puede ir en contra de los patos, señaló Piao Zhengji, de 63 años, un experto en patos serrucho que ha pasado 32 años estudiando y protegiendo a la especie en la Reserva Natural Nacional de Changbaishan, a aproximadamente 400 kilómetros al sureste de Changchun.


Hace un año, un autobús que llevaba 38 aficionados de la fotografía de Changchun llegó a un río sobre el perímetro de la reserva, donde se reproducen cerca de 400 patos serrucho chinos cada primavera. “Lo que atrajo a los fotógrafos fue principalmente el estado en peligro de los patos serrucho, junto con su apariencia y su comportamiento peculiar”, señaló Piao. “No son patos normales”.


A los fotógrafos no se les permite entrar en la reserva sin un permiso especial, pero este grupo, después de pagar por el privilegio de acercarse, esperaba dar un vistazo a algún pato rebelde que deambulara por el límite con las áreas cercanas al rio.


Un fotógrafo de Changchun puede pagar 100 yuanes (u$s 14) y viajar 400 km para acercarse a la reserva. “La gente se está enriqueciendo con los patos serrucho”, sostuvo Piao, advirtiendo que esta especie le teme a a los humanos. “No vendrán el próximo verano si demasiada gente invade su hábitat”.


Peor aún, cuando la gente va y viene, tira basura. Los enemigos naturales del pato se sienten atraídos por la comida desechada así que el peligro aumenta. “Si las personas no pueden entender la idea de protegerlos y dejarlos en paz, estos animales no tienen futuro”, expresó Piao.


Según un análisis de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el pato serrucho escamoso, Mergus squamatus, tiene una “población muy pequeña que se piensa que está atravesando un continuo y abrupto descenso como resultado de la pérdida de su hábitat, la caza ilegal y los disturbios humanos”.


Nadie sabe cuánto viven, pero un primo, el pato serrucho de pecho rojo en Suecia, estableció lo que se considera un record en longevidad, 21,4 años, de acuerdo a euring.org, un sitio web especializado en aves. La mayoría de las especies de patos viven de 5 a 8 ocho años.


Sin embargo, sin la ayuda del humano las perspectivas de los patos serrucho de China para su supervivencia a largo plazo son poco precisas.
Los patos serrucho tienen estándares altos para su hábitat. Su agua debe ser
impecablemente limpia y necesitan árboles huecos, o algo que cumpla esa función.


Durante muchas décadas, a medida que los humanos iban dejando su marca en el planeta, los lugares apropiados para nidos se fueron reduciendo.


Desafortunadamente, las grandes selvas de la montaña Changbaishan se han reducido desde la década del 70 y, junto con ellas, la población del pato serrucho chino.


La especie fue considerada en amenaza en 1988, vulnerable en 1994 y en extinción de 2002 a 2017, según una lista roja preparada por la Unión de Conservación. Gravemente en extinción vendría después, pero los expertos esperan evitar eso.
La reserva natural está colocando cajas de nidos en los árboles, sacando las redes de pesca de los ríos y pidiendo que los peces incubados sean liberados para mantener el suministro de comida de los patos, señaló Cui Zhigang, subdirector de la agencia de protección de vida silvestre de la reserva. El año pasado, el gobierno de la provincia de Jilin creó un programa para aumentar la población de los patos serrucho chinos en Changbaishan a 600 por lo menos durante la primera temporada de reproducción en 2025, y a 800 en 2030, señaló Cui.


En el proyecto de los nidales, los trabajadores colocan moradas de madera en los árboles a una altura de 10 a 20 metros de la tierra. Algunas cajas elaboradas están disfrazadas de troncos de árboles huecos para que las hembras adultas dejen sus huevos dentro, generalmente uno por día de 7 a 13 días. Después de un mes deincubación, nace una familia de pollitos peludos. Cuando son lo suficientemente grandes, la madre les muestra como saltar del árbol. Siguen su ejemplo, uno por uno, saltando al aire y tratando de volar, pero básicamente solo caen como pelotasde tenis peludas en una cancha de césped.

Publicite con nosotros!

Chequea también

INFRACCIONES DE TRANSITO: nuevos valores

El Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Gobierno, Subsecretaría de Tránsito y …

DAVID BISBAL: el cantante español regresa a la Argentina

David Bisbal anunció su próximo concierto en nuestro país. La cita será el 7 de diciembre en el …