ANA FRANK: un diario vigente

Ana Frank es esa chica de ojos sonrientes, que parece congelada en el tiempo y que nos mira desde las fotografías impresas en las tapas de su diario personal conocido internacionalmente como El diario de Anna Frank.

El 12 de junio, Annelies -o Ana- cumplió 90 años y fue testigo viviente de dos siglos y de un horror que decidió terminar con su vida siendo una adolescente. Ese horror tiene nombre y apellido: nazismo y odio.

Ana quería ser escritora, así lo planteó en su diario el 11 de mayo de 1944: «Después de la guerra quiero publicar un libro con el título La casa de atrás«; su deseo se cumplió, pero de la forma más atroz. Dos meses más tarde ella y su familia serían vendidos por unas monedas -aunque algunos sostienen que el descubrimiento del escondite fue casual por parte de la Gestapo que investigaba trabajadores ilegales en Holanda- y llevados a distintos campos de concentración.

El diario de Ana
El diario de Ana

Un repaso por su historia

Ana era una niña judía nacida en Frankfurt, Alemania, que tomaba a la escritura como una forma de sentirse acompañada.

La joven había recibido un diario, para su cumpleaños número 13, al que bautizó como «Kitty» y sus palabras se convirtieron no solo en un fiel reflejo de sus emociones y miedos sino también de una de las historias más oscuras de la humanidad.

Después de abandonar su hogar en Alemania y refugiarse en Holanda, la familia logró pasar varios años oculta en el «anexo» de una vivienda al que se podía acceder tras una biblioteca, y al que Ana llamaba «La casa de atrás».

Ana amaba tanto la escritura que ante sus piezas sueltas -incluida la poesía- y luego de escuchar que el ministro de Educación del gobierno holandés llamaba a guardar diarios y documentos de guerra, decidió poner mayor énfasis en reescribir su diario.

Ana Frank
Ana Frank

Fue el martes 1 de agosto de 1944 cuando Ana escribió por última vez en «Kitty». Tres días más tarde ella, su familia y cuatro personas más -la familia van Pels- fueron hallados por la Gestapo y condenados a la humillación y la muerte en la maquinaria creada por Adolf Hitlery sus secuaces.

Ana, después de estar detenida en Amsterdam, viajar en un tren abarrotado con miles de prisiones y pasar por Aushwitz,  murió en el campo de concentración de Bergen Belsen en febrero de 1945 sin poder ver el final de la guerra  y creyendo que su padre había sido enviado a la cámara de gas.  Ana murió de tifus, agotamiento, desnutrición y al quitarle su humanidad.

Otto, padre de Ana, fue el único sobreviviente de las personas que se ocultaban en el refugio del ático y logró recuperar las palabras de la joven, gracias a Miep Gies y Bep Voskuijil, quienes los habían ayudado a esconderse en Amsterdam. Fueron ellas quienes guardaron el diario de Ana ante los nazis.

Siguiendo los deseos de su hija, Otto logró que el libro fuera publicado por primera vez en 1947-en una tirada de 3 mil ejemplares- bajo el título La casa de atrás– Het Achterhuis-; el nombre del escondite que no pudo salvarle la vida a Ana, pero que desde ese entonces la convirtió en escritora ante toda la humanidad.

Hoy, podes descubrir cada detalle en la Casa de Ana Frank que se encuentra en el centro de Ámsterdam, en la calle Prinsengracht 263-267.

La casa de Ana, convertida en la actualidad en museo, ofrece una visita on line en cada uno de los espacio, visita en:

https://www.annefrank.org/es/

https://www.annefrank.org/es/ana-frank/en-foco/un-dia-en-la-casa-de-atras/

Publicite con nosotros!

Chequea también

SÍNDROME URÉMICO HEMOLÍTICO: cinco tips efectivos

Argentina conmemora cada 19 de agosto el Día Nacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico …

EL PRINCIPITO: encuentran bocetos originales en Suiza

Unos bocetos de El Principito, realizados por su autor Antoine de Saint-Exupéry, fueron descubiertos en una vieja …