ROBOTS vs EMPLEOS: ¿se derriba un mito?

Desde que comenzó la denominada “Cuarta Revolución Industrial”, con la aplicación de tecnología en los procesos productivos y acciones cotidianas dentro de las empresas, surgió el temor a una extinción masiva de empleos. Los robots reemplazando a los humanos en las tareas que pueden automatizarse, ya sean éstas físicas o intelectuales. De hecho, un informe del Foro Económico Mundial difundido a fines del año pasado indica que para 2025 los robots cumplirán el 52% de las tareas profesionales corrientes y desaparecerían 75 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, hay indicios para creer que las máquinas llegarán más para mejorar los trabajos que para sustituir a las personas.

“El hecho de que los robots están reemplazando a los humanos en el trabajo se instaló como el debate de la década. Sin embargo, la realidad pareciera ser todo lo contrario”, señala un reciente informe de la consultora privada. El paper titulado “Se buscan personas: los robots las necesitan”, una encuesta realizada a más de 19.000 empleadores en 44 países, revela que en la Argentina más empleadores que nunca (86% de los sondeados) planean aumentar o mantener su plantilla laboral como consecuencia de la automatización. De éstos, el 41% prevé un crecimiento en los próximos 2 años del 25% creará más puestos de trabajo, particularmente en el área de TI. Y esto trae otra ventaja para los humanos: el 71% de los empleados argentinos adquirirá las habilidades que necesita, ya sea pagando salarios más altos respecto al mercado o mejorando la compensación del personal existente.

“En lugar de reducir las oportunidades de empleo, las organizaciones están invirtiendo en tecnología digital, delegando tareas a los robots y creando puestos de trabajo. Al mismo tiempo, las empresas están mejorando la formación de su dotación de personas para que puedan realizar funciones nuevas y complementarias a las que llevan a cabo las máquinas”, argumenta el informe de la consultora. Sobre los resultados de la encuesta destaca que ese 86% creció desde el 78% que registró hace tres años, mientras que descendió de 15% a 11% el número de compañías que prevé recortar personal.

Hay otra buena noticias para los humanos: las empresas que están pasando a la digitalización de sus procesos están creciendo, y ese crecimiento está produciendo más y nuevos tipos de trabajos. Esas organizaciones que ya están automatizando tareas y mejorando su transformación digital, también se sienten más seguras de aumentar su número de empleados. El 25% de esas compañías espera crear más empleos en los próximos dos años, apenas el 14% señala que va a reducir el número de empleados y el 1% no tiene certeza de qué le deparará el futuro. “La confianza en la automatización está creciendo en todo el mundo. En 35 de 44 países, cada vez más empresas planean incrementar o mantener su fuerza laboral en lugar de reducirla. Los robots están ayudando a impulsar la productividad y han demostrado que son fundamentales para el crecimiento económico. Si no se invierte en automatización, se corre el riesgo de no generar riqueza ni puestos de trabajo. Sin embargo, los países y las regiones están adoptando robots a ritmos muy diferentes: el Sudeste Asiático está superando a Europa y Norteamérica, mientras que China está superando a los Estados Unidos”, analiza el documento.

Al profundizar sobre los sectores donde la automatización tendrá mayor impacto, las tareas de admnistración y oficina, y las de manufactura y producción, son donde se estima una mayor cantidad de desaparición de empleos. En contrapartida, finanzas y contabilidad, atención al público y al cliente, recursos humanos, y TI.

“Las empresas manufactureras anticipan el mayor cambio: el 29% de los empleadores argentinos encuestados manifiesta que contratará a más personas en el corto plazo, mientras que otro 33% dice que empleará a menos personas. Alrededor del mundo, el crecimiento se dará también en puestos de atención al público y al cliente, ingeniería y gerencias, todos puestos que requieren habilidades humanas tales como una comunicación avanzada, negociación, liderazgo, dirección y adaptabilidad”. En cuanto a otras funciones, los cargos administrativos y de oficina se están reduciendo mientras que se espera que el personal de Recursos Humanos permanezca igual.

El mismo informe del FEM que advierte sobre la desaparición de 75 millones de puestos de trabajo, agrega que por consecuencia de la automatización se crearán otros 133 millones. Es decir que la irrupción de los robots en el mercado laboral esconde más luces que sombras y abrirá nuevos nichos de empleabilidad entre quienes apuesten por las nuevas habilidades que requiere el futuro laboral. Las áreas ganadoras serán las vinculadas a analistas y científicos de datos, desarrolladores de software y aplicaciones, expertos en comercio electrónico y social media, así como también especialistas en Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, machine learning, ciberseguridad, blockchain e ingenieros en robótica. Estos empleos, al menos en la actualidad, son mejor remunerados en el mercado, aunque requieren de mayor tecnificación.

Por obvias razones, los países de mayor industrialización son donde hay mayor cantidad de puestos de trabajo en riesgo. El informe del FEM indica que las principales 15 potencias industriales concentran casi la mitad -unos 7 millones- de los empleados que desaparecerán de aquí a 2020. Según datos de la Federación Internacional de Robótica (IFR), en 2016 la media de robots por cada 10.000 empleados en la industria manufacturera mundial era de 74. A la cabeza está Corea del Sur, con hasta 631 por cada 10.000, mientras que le siguen otros como España (160), Francia (132), Suiza (128) o Reino Unido (71).

“El aumento de la automatización presagia la llegada de un panorama de puestos de trabajo completamente nuevos. Dado que siempre se registra una demora entre la adopción de nuevos puestos de trabajo y la desaparición de los actuales, el proceso de mejora de las cualificaciones y de reciclaje será la clave del éxito en el futuro mercado laboral. Aunque los robots y la IA asumirán inevitablemente muchas de las funciones laborales basadas en datos y referidas al reconocimiento de pautas, se producirán cambios en la forma en que las personas y las máquinas interaccionen para lograr el mayor nivel de eficiencia”, sostiene otro informe de la consultora Michael Page. Y añade: “La automatización de tareas, tanto repetitivas como basadas en datos, dará lugar a la creación de nuevos tipos de puestos de trabajo, en los que se hará hincapié en el modo en que las personas y las máquinas pueden cooperar con mayor eficacia. Los compañeros robots, o ‘cobots’, se integrarán en nuestras plantillas y nuestras opiniones ‘antiguas’ sobre la diferencia entre máquina y profesional tendrán que evolucionar hacia el desarrollo de una fuerza laboral de cohabitación y cooperación”.

Publicite con nosotros!

Chequea también

GAME OF THRONES: no terminó,¿cómo continuará?

El pasado domingo 19 de mayo HBO emitió el último capítulo de “Game of Thrones”. Sin …

MARADONA: criticó su película «No vayan a verla»

Si bien era un secreto a voces que no iría, se aguardó hasta último momento …