Ramiro Bueno, el hijo de Rodrigo: el legado del Potro, una aparición mágica y el único recuerdo de su papá

Más de 18 años pasaron de la temprana muerte de Rodrigo, que murió el 24 de junio de 2000 en un incidente vial en la autopista Buenos Aires-La Plata. Ya era un astro de Córdoba y del cuarteto. Desde entonces se convirtió en leyenda popular. Sin embargo, hay un joven que recién lo está conociendo: Ramiro Bueno (21), su hijo.

«Mi vínculo personal con papá fue creciendo con el pasar de los años. Hoy tengo el vínculo más fuerte que recuerde. Quizás a los 15 años sentía esa nostalgia de la falta del padre, que se fue de manera temprana. Y ahora lo siento como una puñalada que va sangrando y es imposible de cerrar», contó el joven en «Podemos Hablar».

En la mesa que encabeza Andy Kusnetzoff, Ramiro reconoció que «recién ahora estoy tomando magnitud de quien era él» y que, gracias a su tarea como productor en la película «El Potro» (se estrenará el 4 de octubre), se volvió «un fan más» de su papá. Y ventiló que tiene un solo recuerdo personal de él.

«Mi tío Ulises estuvo en el Luna Park y yo me metí al escenario por la parte de atrás. Y dije: ‘Yo recuerdo haber estado acá alguna vez’. Fue un déjà vu. Algo pasó, algo me sucedió adentro y me generó mucha nostalgia», rememoró el hijo del Potro y de Patricia Pacheco. En cambio, dijo que sí guarda como un tesoro algunos elementos que pertenecieron a su papá: los shorts y una de las batas que usó en el Luna Park, sus tinturas, ropa y «la famosa cadenita dorada que usaba siempre».

Ramiro comentó que ya vio dos veces la película biográfica sobre Rodrigo, que murió cuando tenía apenas 27 años. «Arranqué llorando y terminé llorando el triple», expresó sobre el impacto que sintió frente a la pantalla. Y señaló cuál fue la escena más fuerte para él.

«Yo estuve en el auto el día del accidente. Venía con una carga emocional y esa escena fue el quiebre. No te puedo dar un punto de vista de la película, porque yo la vivo», dijo el periodista deportivo, que esa madrugada viajaba junto a su padre, a su madre (Patricia Pacheco) y Fernando Olmedo (hijo de Alberto, también falleció en ese accidente).

Sobre el pronto adiós de su papá, cuando él tenía solo dos años, el joven dijo que no tiene bronca con su papá, pero que sí guarda rencor con «la gente de su entorno»: «No lo cuidaron de la forma que debían hacerlo. Y él ayudó a mucha gente a tener trabajo, él alimentó muchas bocas».

Por otro lado, explicó que su familia se quedó solo con una parte de los derechos de la obra de Rodrigo. «Yo no tuve los derechos desde un comienzo. Los tuve más de grande, cuando estaba por cumplir 10 años. Hubo un juzgado de por medio y el tema se fue aclarando con el correr del tiempo. Ahora está en su casilla, pero no tan así tampoco», arrancó.

Y continuó: «Tengo desde ‘La leyenda continúa’ para atrás. Es una parte que no es tan conocida: canciones como ‘La foto de tu cuerpo’, ‘De patitas’. Las otras las tiene un pariente mío, Flavio, el hermano de mi papá».

Cerca del final, contó cómo fue el día que él estaba por hacer su debut como jugador de fútbol, en El Porvenir, y de pronto hubo una aparición inesperada.

«He tenido señales de él. Hace unos años, justo cuando estaba por firmar mi primera planilla como futbolista se empezó a escuchar una canción de mi viejo. Y yo dije: ‘Dale, me estás cargando’. Y era un pibe, dos categorías más chico al que yo no conocía, que pasaba caminando justo con la música en el celular, sin auriculares. Y yo dije: ‘Viejo, estás acá’. El tema era ‘Fuego y pasión'», señaló Ramiro.

 

Publicite con nosotros!

Chequea también

MARIO BENEDETTI: nueva colección con sus libros más notables

El 17 de mayo de 2009, Mario Benedetti moría en la ciudad de Montevideo. Pese a que …

DISTRACCIÓN vs. CONCENTRACIÓN: cada 40 segundos nos distraemos

Como experto en productividad, Chris Bailey sintió un escalofrío al comprender un día el sentido del refrán «en casa …