Día del amigo: por qué nos parecemos tanto a nuestros amigos, según la ciencia

Solemos decir que los amigos son “la familia que se elige”. Y, aunque parezca increíble, tendríamos más en común de lo que pensamos.

Una investigación reciente de las universidades de Stanford, Duke y Wisconsin-Madison, en los Estados Unidos, halló que los amigos son parecidos genéticamente.

Los científicos detectaron que esta similitud se reducía casi a la mitad entre compañeros de clase que no eran amigos , aunque seguía siendo mayor en contraste con personas externas.

Una explicación posible es que tendemos a acercarnos a personas con un historial parecido, el mismo nivel educativo, o una altura y peso corporal similares, detallaron los autores. Otro motivo serían las estructuras sociales: formamos lazos con personas con quienes compartimos un ambiente social, como una escuela o un barrio.

“Existen muchas razones por los cuales nos acercamos a determinadas personas: biológicas, genéticas, ambientales y sociales”, confirma el licenciado en psicología, Christian D. Arpa, director de Espacio Mindfulness, y autor del libro Soltar con Mindfulness.

Amigos, ¿o “primos cuartos”?

Otro estudio, de la Universidad de California en San Diego y Yale, ya había encontrado que los amigos serían tan parecidos genéticamente como los primos cuartos, o personas con un tatarabuelo (padre del bisabuelo) en común.

Esto se traduce al 1% de los genes, “que puede parecer muy poco, pero para los genetistas es un número significativo”, señaló Nicholas Christakis, coautor de la investigación, en un comunicado de prensa.

Cómo elegimos a nuestros amigos

Somos seres sociales, que nos agrupamos para sobrevivir. “La elección de los amigos está definitivamente relacionada con nuestra inclinación a buscar pertenecer a un grupo”, describen el Lic. Ariel Minici y la Lic. Carmela Rivadeneira, del Centro de Terapia Cognitivo Conductual y Ciencias del Comportamiento (CETECIC).

La búsqueda de “pares” que podrían vivir de un modo parecido al nuestro, suele ser un elemento importante a la hora de entablar una amistad, agregan.

“Solemos acercarnos a determinadas personas por intereses en común. Es más probable que me aproxime a alguien que me valide, me acepte y me apruebe”, explica Arpa.

Se ha demostrado que cuando dos amigos tienen una personalidad parecida, “es más probable que la amistad perdure”, destacan Minici y Rivadeneira.

Parecidos incluso físicamente

Tendemos a gravitar en torno a quienes nos recuerdan a nosotros mismos, hasta desde un punto de vista físico.

“A cierta edad, los amigos se eligen por la apariencia”, señalan los expertos del CETECIC. “Las chicas entre los 12 y 14 años se hacen amigas por similitudes físicas. Los varones a esta edad se unen por intereses comunes (el mismo hobby, por ejemplo)”. Aclaran que, a medida que maduramos, la personalidad se vuelve un factor muy atractivo a la hora de hacer amigos.

El contexto cultural y situacional también va a influir: la cercanía espacial (el vecino de al lado), la escuela o el tipo de educación recibida, añaden los especialistas.

Todo lo que compartimos por obligación o elección nos lleva, indefectiblemente, a relacionarnos con otros, concluye Arpa.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Video del tierno momento en el que un perro consuela a un caballo enfermo

Molly, una perra de tres años, vive junto a sus dueños en el refugio Carolina …

La importancia de lavarse las manos: una correcta higiene reduce un 25% las infecciones respiratorias

Son muchas las razones que propagan la transmisión de gérmenes en esta época: no ventilar …