Chucky cumple 30 años: el muñeco maldito que hizo desmayar a su actor y que volverá con una serie

Es, quizá, uno de los iconos del cine de terror más importantes del siglo XX, aunque no todas sus películas fueron populares. Con un balance perfecto entre la crueldad, el humor y la ironía, Chucky siempre será “el muñeco maldito”. Se trata del personaje que debutó en cine hace tres décadas y tuvo un rodaje con poco presupuesto pero mucha imaginación, que inició una saga que tendrá una continuación este año con una serie de TV.

En honor al juguete más popular que nadie jamás querría tener en su casa, te contamos cinco secretos del rodaje de Child’s Play, que se estrenó en Argentina como Chucky: el muñeco diabólico.

Chucky nació como una crítica al consumo infantil

A mediados de la década del 80, cuando el género de terror tenía un nicho importante de la audiencia de los cines de los Estados Unidos, el guionista Don Mancini estaba obsesionado con el poder que los avisos de televisión sobre los niños y cómo los urgía a consumir todo lo que veían en pantalla. Con apenas 22 años, conocía bien a la industria porque su padre era publicitario y solía explicarle todos los trucos que se utilizaban a la hora de hacer avisos.

Cuando por casualidad volvió a ver un episodio de la serie The Twilight Zone en la que se hablaba de un ejército de juguetes asesinos, se imaginó el personaje de Chucky. Según confesó en una entrevista de 2017, la inspiración para la fisonomía del muñeco fue la popular franquicia de muñecos llamada Cabbage Patch Kids, que en la Argentina se comercializarían algunos años después como “muñecas pimpollo”.

“Quería escribir una sátira oscura sobre cómo el marketing afecta a los niños”, aseguró. Durante mucho tiempo el film tenía como título Batteries Not Included -“Baterías no incluidas”, una frase que suele aparecer en los comerciales de juguetes- y luego se cambió a Blood Buddy, ya que Chucky se iba a llamar Buddy.

El éxito que nadie se esperaba

Si bien la idea de un juguete diabólico era atractiva, la falta de un elenco de peso y un gran presupuesto hacía pensar que esta pequeña producción sería una película más, sin mucho más que aportarle a un género que era medianamente popular, pero que rara vez lograba salir del público de culto y llegar a una vasta audiencia.

Quien tenía más fe en el proyecto era su director, Tom Holland, quien ya había probado ser muy bueno detrás de cámara con Noche de espanto el año anterior pero que aquí consolida su carrera.

Los relatos sobre el rodaje de Chucky: el muñeco diabólico hablan de un equipo con muchos nombres debutantes y llenos de entusiasmo pero conscientes de sus limitaciones. El film se rodó en California y casi toda la acción transcurre dentro del departamento en el que viven Andy y Karen, la pareja protagonista, aunque en la ficción todo transcurre en Chicago. Allí se grabaron algunas escenas de exteriores, allí está el edificio protagonista y el que aparece en el póster de esta producción.

En 2019, Chucky regresa con su propia serie y una película

El éxito de Child’s Play fue inmediato y llegó a recaudar 40 millones de dólares en los cines de los Estados Unidos y muchos más en el resto del mundo. Además de seis películas a lo largo de 25 años – que presentaron a su novia y a un hijo, por ejemplo- también tuvo su propia historieta, que se editó entre 1990 y 1992.

En un futuro cercano, el juguete maldito tendrá una nueva vida, gracias a una miniserie de ocho episodios a estrenarse el próximo año y que tomaría elementos de Stranger Things y la remake de IT. Como si ésto fuera poco, el portal Newsweek también anunció que se gestando una película que formará parte del mismo universo.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Más allá de la clave: los bancos saben quién sos por la forma de usar el celular y la PC

Cuando estás navegando un sitio web en Internet y de repente parece desaparecer el cursor …

Esto le pasa a tu cuerpo cuando dejas de tomar bebidas azucaradas

Por mucho que la Organización Mundial de la Salud (OMS), los médicos o los nutricionistas …