Cansados de la letra de los médicos, crearon un grupo en Facebook para descifrarla

Pacientes y farmacéuticos son víctimas de la mala letra de los médicos, pero gracias a la tecnología un grupo de profesionales españoles creó una página en Facebook para tratar de descifrar las recetas.

Se llama Trabajamos en farmacias españolas y es un grupo cerrado del que sólo participan farmacéuticos.

La imagen de una publicación se hizo viral a través de un tuit y el mensaje fue compartido mas de 3500 veces en menos de un día. Se trata de una conversación entre profesionales que intenta entender qué quiso escribir el médico.

El grupo cuenta con más de 18 mil miembros y su administradora es Blanca Marí-Ruano, farmacéutica valenciana de 37 años que cuenta que no sólo preguntan por recetas: los miembros del grupo también explican anécdotas, comparten experiencias, plantean dudas, hablan de nueva legislación, publican ofertas de trabajo. Hay incluso memes. “De todo un poco”, explica.

Pero las recetas -con los nombres de médico y paciente debidamente tapados- ocupan un lugar destacado en los temas de debate: “Es muy peligroso, están jugando con la salud de los pacientes -aclara Marí-Ruano-. Ante la duda, solemos llamar al médico y le preguntamos. Aunque a veces ni los propios médicos saben lo que pusieron”. En ocasiones, los farmacéuticos pueden deducir la palabra según lo que le ocurre al paciente, pero en muchas otras tienen que mandarlo de vuelta a la consulta. Este grupo les da otra posibilidad: compartir la foto y pedirle al paciente que vuelva en un rato.

La pregunta del millón

Marí-Ruano no tiene una respuesta a por qué los médicos escriben como si tuvieran un calambre en el brazo: “Ellos se excusan en que tenían que escribir mucho durante la carrera, pero no es la única carrera en la que hay que tomar muchas notas. También tienen que ver a muchos pacientes y van con prisa.”. A eso se le une que muchos medicamentos no tienen nombres breves y comunes. Total, que a menudo “dan por supuesto que los farmacéuticos sabemos leer jeroglíficos”.

Esta farmacéutica abrió el grupo en 2012, cuando se pasó de las recetas de papel a las electrónicas. El teléfono del colegio de farmacéuticos comunicaba siempre ante el aluvión de llamadas con dudas y problemas. “Me enfadé y abrí el grupo para ayudarnos entre los compañeros”.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Premios y castigos: ¿por qué los especialistas no recomiendan este método en niños?

Cuando hablamos sobre crianza, nos asaltan miles de dudas. Es sabido que no se entrega …

25 celebrities que sufren enfermedades crónicas

Tienen mucho más dinero -y ciertamente más fama- que la inmensa mayoría del resto de …