Además de la sal, 10 sustancias que pueden subir la presión

En Argentina, un tercio de los adultos es hipertenso. Sin embargo, casi la mitad de ellos no lo sabe. Y entre quienes conocen su condición, sólo un cuarto está bien controlado. El elevado consumo de sal es uno de los principales responsables de la elevada prevalencia de estos casos (en el país se consume casi el doble que lo recomendado), pero también hay otras sustancias menos conocidas que también contribuyen a subir la presión.

Una de las principales preocupaciones es no sólo que existen muchísimas sustancias que pueden aumentar significativamente la presión, sino que varias de ellas están indicadas para mejorar otro problema de salud, en cuyo caso la alternativa es consultar al médico para saber si podrían estar ejerciendo un efecto que sea desfavorable para el sistema cardiovascular, y cuáles de ellas lo estarían haciendo.

“Recientemente presentamos el análisis de las causas asociadas a la presión alta de 12.300 pacientes que concurrieron al Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Austral entre 2007 y 2017, y encontramos que prácticamente 900 personas habían incurrido en el uso crónico de alguna sustancia que podría haber estado relacionada con el aumento de la presión arterial. Es decir que aproximadamente un 6.5% de los hipertensos de este estudio consumían alguna sustancia o fármaco presor”, informó Carol Kotliar, directora del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral.

En un comunicado, la institución enumeró las sustancias y hábitos que se asociaron con mayor frecuencia a la hipertensión:

– El consumo de alimentos con excesiva sal.

– El uso en exceso de sales sustitutas que también tienen sodio como sal kosher y sal marina.

– La ingesta de más de dos vasos de alcohol para los hombres y uno para las mujeres.

– La ingesta de más de 4 tazas grandes de café (250 ml cada una) por día, así como también de bebidas energizantes o que contienen cafeína.

– El uso de suplementos herbales con efecto laxante.

– El uso de suplementos naturales para adelgazar con cafeína, hormonas tiroideas o andrógenos.

– El consumo de antiácidos.

– El consumo de anti-inflamatorios no esteroides como por ejemplo aspirina.

– El consumo de descongestivos que contienen fenilefrina o seudoefedrina.

– El uso de corticoides inhalatorios en formulaciones orales o inyectables.

– El uso de medicamentos para infecciones por hongos.

– Los tratamientos con anticonceptivos orales, inmunosupresores como ciclosporina o eritropoyetina.

También el regaliz, que deriva del reino vegetal y se utiliza en tinturas, como endulzante de comprimidos y alimentos, y hasta para endulzar ciertos tabacos es una sustancia que contribuye a elevar la presión, advirtió la especialista.

“Por supuesto que en todos los casos en los que intervienen fármacos la recomendación es que la persona no se automedique, especialmente si es hipertensa o si tiene antecedentes familiares; así como también que consulte a su médico sobre cada fármaco específico que se le indique tomar”, aconsejó Kotliar, que es también miembro de la Sociedad Europea de Hipertensión.

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa que no da ningún síntoma y que se instala producto de la dieta inadecuada, la falta de ejercicio, el estrés y factores genéticos.

Llevar una dieta equilibrada (en la que se disminuya el consumo de sal, rica en frutas y verduras), realizar actividad física (al menos 4 veces por semana durante 40 minutos) y utilizar técnicas que disminuyan el estrés (como el yoga, reiki o mindfulness), son herramientas que ayudan a evitar la aparición de la enfermedad, sostiene Miguel Schiavone, de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

“A pesar de saber que reducir la ingesta de sodio en alimentos y bebidas puede prevenir enfermedades cardiovasculares, -con solo reducir 3 gramos el consumo diario de sal por habitante se evitarían 6.000 muertes anuales- no solemos prestar la importancia que esto requiere”, manifestó por su parte Juan Carlos Pereira Redondo, secretario Científico del Consejo de Hipertensión Arterial de la Sociedad Argentina de Cardiología, y Jefe de Unidad de Hipertensión Arterial CEMIC.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Premios y castigos: ¿por qué los especialistas no recomiendan este método en niños?

Cuando hablamos sobre crianza, nos asaltan miles de dudas. Es sabido que no se entrega …

25 celebrities que sufren enfermedades crónicas

Tienen mucho más dinero -y ciertamente más fama- que la inmensa mayoría del resto de …