Cómo funciona la primera academia de defensa personal para mujeres en la Argentina

El escenario es en un gimnasio en el barrio de Palermo. Son las 13 hs de un sábado nublado. Pero no se trata de un día más. En el tercer piso, un profesor con una amplia trayectoria en MMA y en Brazilian Luta Livre está parado delante de nueve alumnas, especialmente seleccionadas, para comenzar la quinta clase (de un total de 15) de una academia que tiene como objetivo formarlas como instructoras en defensa personal para mujeres.

“En la lucha de pie todos pueden dar golpes, piñas, patadas. Pero en el piso es como nadar: si no sabés estás en el horno, porque si le pifiás en algo y seguro que te rompen”, les explica muy atentamente. Luego, practican esa táctica de defensa en pareja.

“Se trata de la concreción de un proyecto que venía diagramando desde hace tiempo con la idea de crear un equipo exclusivamente dedicado a la capacitación de la mujer en defensa personal real y aplicable en un 100% y, conjuntamente, encargarnos de otorgarles las herramientas necesarias para su desarrollo en la parte deportiva, a través de los dos mejores sistemas de combate en términos de efectividad: MMA y Brazilian Luta Livre, el cual es un sistema de lucha de piso proveniente de Brasil, encuadrado dentro de lo que podemos denominar sistemas de Grappling”, explicó a Infobae Rolando Carrizo Ortiz, maestro en Muay Thai y Kick Boxing, 5° Dan, graduado de la International Brazilian Luta Livre Federation y de la Federación de Luta Livre Esportiva del Estado de Río de Janeiro y director de este proyecto.

A la hora de armar esta academia, el primer paso fue pensar en todo lo que puede necesitar un practicante de un deporte, así como también un atleta de alta competencia. De esa forma, se convocó a un grupo de profesionales adecuados para ponerlos al servicio de las mujeres que quieran formar parte del equipo. Es por eso que el proyecto cuenta con:

– Una médica deportóloga para las vicisitudes que pueda presentar la práctica de este, como cualquier otro deporte.

– Una especialista universitaria en nutrición, porque el rendimiento deportivo se potencia con planes nutricionales adecuados.

– Un preparador físico, porque la técnica siempre es mejor aplicada a través de un cuerpo bien acondicionado.

– Un abogado, para defender los intereses de las atletas de alta competencia al firmar sus contratos.

El segundo paso fue seleccionar y becar a profesionales de los deportes de combate y de la preparación física con el fin de capacitarlas en las áreas técnica, metodológica y pedagógica, a fin de que sean los nexos que difundan estos programas de capacitación. El equipo es tan heterogéneo, cuenta Carrizo Ortiz, como interesante: participan desde una cinco veces campeona mundial de Taekwondo (Patricia Garelik) o una de las mejores boxeadoras profesionales de la Argentina (María “La Chiqui” Rivera) hasta experimentadas entrenadoras personales y preparadoras físicas como Gabriela Mastrobono.

Precisamente, Patricia Garelik (40) es una de las más activas a la hora de cumplir con las tareas que les indica el profesor. “Me gustan los ejercicios porque son para cualquier persona, no hace falta ser especialista en artes marciales, solo primero razonarlos, y luego practicarlos hasta que se graban y se automatizan. Mientras más se difunda, más mujeres tendrán herramientas para defenderse, tendrán además la autoestima más alta y serán menos sometidas a malos tratos”, expresa Garelik, cinco veces campeona mundial de Taekwondo ITF en la especialidad de combate y Profesora nacional de educación física orientada al alto rendimiento.

Gabriela Mastrobono (44) es una de las más entusiastas de la clase. A ella la convocaron por su experiencia como entrenadora y cuenta que la idea le pareció positiva para sumarla a su formación, como así también para colaborar transmitiendo los conocimientos que adquiera a otras mujeres. “Las clases son muy enriquecedoras con la energía que todas le ponemos. Estudiamos las técnicas a nivel virtual y en los encuentros se aplica la teoría con la practica entre nosotras. La academia es muy importante para la formación de futuras formadoras, somos el semillero y tenemos que multiplicar la sabiduría tan pronto como podamos más en estos días donde la violencia es título del día en las informaciones. Por eso, la idea de ser instructora me motiva muchísimo, deseo adquirir todos los conocimientos y transmitirlos a todas las que pueda”, contó Mastrobono, profesora superior en Alto Rendimiento Deportivo, personal trainer e instructora en Fitness.

“La característica más importante de una academia de defensa personal femenina es que la misma encara el entrenamiento netamente enfocado hacia la autodefensa ante cualquier ataque ilegítimo y no hacia la competición deportiva o como practica recreativa de algún arte marcial. El objetivo principal es dotar a la practicante de herramientas importantes (en el aspecto técnico, físico y psicológico) que le permitan enfrentar con muchísimas probabilidades de éxito situaciones de violencia extrema que pueden presentarse ante gran variedad de hechos ilícitos como ser: un asalto o intento de robo con o sin armas, una agresión sexual, un intento de secuestro o alguna agresión física de cualquier índole”, puntualizó Gustavo Daniel Pérez, profesor de Brazilian Luta Livre y entrenador de M.M.A.

Ingresando con una clave en la universidad virtual, las alumnas pueden observar diferentes contenidos técnicos, material teórico y, sobre todo, práctico que fueron filmados especialmente desde varios ángulos. “Ellas tienen que estudiar y practicar las clases del programa que les indico y cuando nos vemos corregimos y, de a poco, nos vamos metiendo en los detalles pedagógicos”, declaró Carrizo Ortiz.

“Cierro las piernas porque quiero que el rival no se vaya de ahí, si pasa a montar estoy mucho más complicado. Doy por sentado que el rival tiene más fuerza que yo, no hay que tironearlo, hay que adaptarse a él”, explica el profesor ante la atenta mirada de las alumnas que en breve realizarán esa toma.

Carolina Scaccia (43), yudoca, se coloca los guantes de boxeo y se pone a entrenar junto a una de sus compañeras. Se la nota concentrada y compenetrada en cada una de las indicaciones del docente. Lo que más le gusta de las clases, dice, es la originalidad y la efectividad del método y que está pensado y diseñado especialmente para la mujer. Además, destaca la buena relación y la ausencia de egos entre las chicas.

Las alumnas entrenan sábado por medio haciendo hincapié en ataques provenientes de personas con mayor fuerza y en todos los ámbitos; especialmente en el piso, que es donde culmina el 99% de los ataques con el objetivo de lastimar y/o consumar una violación.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Premios y castigos: ¿por qué los especialistas no recomiendan este método en niños?

Cuando hablamos sobre crianza, nos asaltan miles de dudas. Es sabido que no se entrega …

25 celebrities que sufren enfermedades crónicas

Tienen mucho más dinero -y ciertamente más fama- que la inmensa mayoría del resto de …