Qué se esconde detrás de la inexplicable obsesión de las mujeres argentinas por ser rubias

Marilyn Monroe, Grace Kelly, Lady Di, Madonna y Brigitte Bardot, son tan sólo algunas de las mujeres que se nos vienen a la mente cuando pensamos en rubias legendarias. Monroe, en particular, dio un vuelco a su vida cuando decidió transformarse al cambiar su cabello de castaño a rubio.

Según Marcelo Testa, presidente de la Asociación Argentina de Educadores y Escuelas de Peluquería y Estética, las mujeres argentinas son propensas a usar el cabello rubio, incluso más que en otros países. De ascendencia europea, buscan alcanzar los estereotipos de mujer de piel y cabello claro.

Seis de cada diez mujeres cambian su color de pelo y el 65% de las mujeres argentinas dice querer ser rubia, según el Beauty Report realizado por L’Oréal Argentina. Las mujeres rubias a menudo informan haber experimentado una mayor atención por parte de desconocidos.

En diálogo con Infobae, la psicóloga Gabriela Rougier explicó: “Existe un cierto estereotipo social que vincula a la imagen de la mujer rubia con el éxito, la belleza y la sensualidad”.

Importantes figuras de la historia argentina son mujeres rubias: Eva Perón, la reconocidisima actriz y presentadora de televisión argentina Mirtha Legrand o la diva de la televisión Susana Giménez.

Existen alrededor de 35 mil peluquerías en Argentina. Las mismas facturan una cifra similar al 1% del PBI argentino (USD 600 millones al mes), generan 120 mil puestos de trabajo y reciben un tráfico de 250 millones visitas al año.

La coloración es un hábito fundamental en las argentinas. El 65% de ellas prefiere el cabello rubio, mientras que el 40% se tiñe para cubrirse las canas y el mismo porcentaje para cambiar el look.

Rubias versus morochas

Para algunas mujeres, llevar la melena rubia marcó un sello a lo largo de su carrera. El rubio es un tono que llama la atención por su glamour, femineidad y sensualidad.

“En Argentina, ser rubio representa un rasgo valorado en nuestra cultura. Para otras sociedades, las morochas o las pelirrojas son el parámetro de la sensualidad o la belleza”, agregó Rougier.

“El deseo de las mujeres de ser rubias proviene de sus orígenes europeos. Además, convengamos que el rubio otorga luminosidad y no pasa de moda. Cómo un par de jeans, es atemporal”, explicó en detalle a Infobae Federico Abraham, colorista profesional y estilista, el preferido de Guillermina Valdés y Micaela Tinelli.

Para el experto, el rubio da seguridad a las argentinas porque aliviana los rasgos, suaviza la piel pero principalmente llama la atención de todos al entrar a un lugar. Las bases oscuras endurecen más los rasgos.

Sin embargo, para la Rougier, ser rubio no significa una mejora en el autoestima, pero para aquellas mujeres que se identifican con ese estereotipo o modelo social, lo cercanas o alejadas que se sientan de él puede afectar su autoestima.

Publicite con nosotros!

Chequea también

MEGA SORTEO IPV: conocé la fecha de tu sorteo

Desde el comienzo de la jornada de hoy, el departamento de Chimbas arrancó con el …

NUTRICIÓN EN VIVO: Tips para evitar excesos en los festejos de fin de año

Durante el tiempo de las fiestas, generalmente nos rodean comidas y bebidas deliciosas pero muy …