Phil Collins: «Todo lo que pasé me hizo un poco más fuerte»

La espera terminó. Después de 22 años los argentinos volverán a vibrar con las canciones del gran Sir Phil Collins, uno de los músicos británicos más importantes en la historia del pop mundial, y sin dudas uno de los más exitosos, ya que lleva vendidos más de 100 millones de discos, cosechados siete premios Grammy, un Oscar por la canción original de la película Tarzán y goza de la satisfacción de saberse una leyenda viva de la música.

Mañana, Collins cantará por primera vez en Córdoba, en el Estadio Instituto, y el martes 20 saldrá a escena nuevamente en Buenos Aires, aunque esta vez no será en la cancha de River, como en 1995, sino en el Campo Argentino de Polo, en ambos casos, con entradas agotadas.

A los 67 años, el británico está más vivo que nunca y listo para regalarnos sus hits. Eximio baterista, ex líder y cantante de Genesis, solista desde 1981 con su álbum debut Face Value, donde nació el inoxidable In the Air Tonight, uno de sus más grandes éxitos que ansiamos disfrutar (e incluso emular ese épico solo de batería) en las noches en que se presentará en nuestro país.

Easy Lover, Against All Odds, One More Night, Separate Lives, Two Hearts, Another Day in Paradise, I Wish It Would Rain Down y Dance Into the Light son algunas de las canciones de su etapa solista que sonaron durante este nuevo tour Not Dead Yet, que comenzó hace algunas semanas en Brasil, siguió por México, Perú, Chile y ahora sí, llegará a la Argentina.

-Pasaron 22 años desde su última presentación en la Argentina ¿Qué recuerda de esa fecha en la cancha de River?

-La recuerdo muy bien porque fue mi primera vez allí. El público fue realmente fantástico y cálido, y desde entonces siempre quise volver a la Argentina. Tengo los mejores recuerdos.

-¿Qué puede adelantarnos de su nuevo show?

-Puedo decir que es muy distinto al que hice en 1995, espero que sea del agrado de todos los que asistan. Con este tour venimos tocando hace más de un año, todo el mundo parece disfrutarlo y la audiencia en los conciertos ha sido muy buena, muy generosa. Nuestro deseo es que ocurra lo mismo en los shows de la Argentina.

Phil regresó a los escenarios en 2016 luego de haber declarado en 2011 que se alejaría definitivamente de la música debido a una serie de problemas de salud que le dificultaban la continuidad profesional: perdió la audición de un oído, sufre de fuertes dolores de espalda y hace un tiempo se quebró un pie, por lo que se ayuda de un bastón para poder caminar. A pesar de todo esos obstáculos, Collins logró superar su alcoholismo, sobreponerse de los golpes y volver al ruedo.

El nombre de su gira es “No estoy muerto aún”. ¿Por qué eligió esa frase?

-Surgió un poco como una broma. Mucha gente hablaba acerca de mi salud y fue el nombre que más pegaba: “Estoy bien y no estoy muerto aún”. No fue fácil traducir y deconstruir lo que me pasó, entonces esto surgió como una humorada, se supone que es algo gracioso.

-Luego de las operaciones y sus dolores de espalda que lo alejaron de la batería, ¿cómo redefinió su rutina?

-No fue algo drástico, fueron cambios graduales y no fue difícil para mí.

¿Cómo está su salud actualmente?

-No soy un joven, pero estoy bien y haciendo lo que me gusta.

-¿Se considera una persona más fuerte después de lo que le ocurrió y tras haber superado el alcoholismo?

-Todo por lo que pasé me hizo un poco más fuerte, y me hizo aprender de los errores. Creo que también estas experiencias lo vuelven a uno un poco más sabio.

-¿Hay algo de lo que se arrepienta?

-No, realmente no. Tengo mucho por lo que estar agradecido. Viví muchos momentos maravillosos en mi vida, muchos gracias a la música, y eso te hace olvidar las pesadillas.

El esperado regreso a los escenarios fue en 2016, en un evento de su fundación Little Dreams, unos meses más tarde participó de la apertura del US Open en Nueva York, y lo hizo muy bien acompañado. Desde que se alejó de la batería y se aferró aún con más fuerza al micrófono, Phil sumó a su banda a su hijo Nicholas, de tan sólo 16 años, que se luce en la batería de su padre.

Es muy emocionante ver a su hijo tocando la batería en su banda. ¿Sigue siendo movilizante para usted?

-Es maravilloso. Nick se empujó a sí mismo, aprendió y estudió mucho para poder tocar, la banda lo ama y trajo muchísima energía al grupo. Estoy muy orgulloso de él y de su crecimiento.

-En una oportunidad usted dijo que la música lo hizo, pero que también lo deshizo ¿Considera que ahora, después de su alejamiento, la música lo reconstruyó?

-Pienso que quizás aquella declaración no sea tan cierta hoy, y creo que me ha dado una suerte espantosa. Hoy puedo decir que disfruté todos los momentos con la música. Soy muy afortunado; las personas con las que toqué, los amigos que hice del mundo de la música…

-¿Cómo percibe su presente?

-El presente es bueno, ahora toco con mi hijo Nick, mi hijo mayor también lo está haciendo. Con aquella frase que citó anteriormente pareciera como si me estuviese quejando de la música, pero en verdad no es así, trabajé mucho, estuve muchos años de gira, grabé muchos discos y eso me mantuvo lejos de casa un tiempo. En ocasiones fue un problema, pero no me quejo.

-Cuenta con una carrera impresionante, que ha ido mutando desde sus comienzos hasta hoy. ¿Hay algún período que lo represente más que otro?

-No creo que haya un momento en particular que pueda elegir, siempre busco que me guste más el tiempo presente, o lo más reciente de mi carrera musical. Pienso que el presente me representa más que mi Yo de hace 35 años. Diría que mi más reciente versión es la que más me gusta.

-Muchos de sus fanáticos esperan ansiosos poder escuchar sus grandes éxitos en vivo. ¿Qué le pasa a usted con esas canciones? ¿Se cansó de alguna de ellas?

-(Risas) No. Si el público lo disfruta yo también lo disfruto. Es una de las razones por las que estoy arriba de los escenarios, porque a la gente le gusta escuchar las canciones que conoce y eso está bien, lo entiendo y me gusta. Aunque a veces prefiero alternar entre los hits y algunas canciones menos conocidas, para que el show no sea tan predecible. –

¿Tiene planeado grabar nuevas canciones?

-Nada todavía. Tengo algunas cosas guardadas que todavía no publiqué y que grabé en los últimos años. Pero no estuve escribiendo; estuve de gira durante todo el año pasado y fue divertido. Pero si de pronto estoy más quieto y con ganas de escribir, lo haré.

……………………………………………………………

«Tengo excelentes recuerdos de mis comienzos»

Muchos músicos podrán decir que sus composiciones no corresponden a experiencias personales, aunque en el fondo sepamos que la gran mayoría nos abre una ventanita para espiar lo que sienten. Cuando querés ir un poco más allá y abrir tu historia al mundo, escribís una autobiografía. Y eso hizo Phil Collins. Su esperado libro de memorias, No estoy muerto aún, fue editado recientemente en español en formato E-Book por Penguin Random House. Allí relata sus tres matrimonios, los problemas con el alcohol, su estado de salud, su rol como padre, sus primeros pasos en el mundo de la música y muchas anécdotas e historias que marcaron su vida.

-¿Qué lo impulsó a escribir?

– Había escrito un libro en 2012: El Álamo y más allá (son relatos que detallan su colección privada de la Batalla de El Álamo, en 1836) y cuando terminé me di cuenta de que había disfrutado tanto haciéndolo que me dispuse a seguir. Siempre estuvo en mi mente y en mis planes, y también que quería hacerlo al final de mi carrera, por eso siempre fui posponiéndolo.

-En su libro pudo hacer un recorrido intensivo de su vida.¿Cómo fue esa experiencia?

-No fue algo difícil porque tengo muy buena memoria. Tengo excelentes recuerdos de mis comienzos y afortunadamente me acuerdo de todo. Me fui acordando de cosas que quizá no las conté tal cual ocurrieron, pero mantuve la esencia de los hechos.

-Hay menciones a los Beatles en su libro, no sólo por la influencia musical, sino por su participación en la grabación del video de “A Hard Day’s Night” y las sesiones de grabación en Abbey Road, con George Harrison. ¿Por qué eligió compartir esas historias?

-Son anécdotas que forman parte de mi vida, y en particular contar que fui parte de la grabación de All Things Must Pass, con George, fue algo muy especial para mí y entiendo que es una historia bastante graciosa. Refleja un poco la manera en que crecí, y no podía dejar de incluirlo en el libro, sin dudas.

Publicite con nosotros!

Chequea también

SHAMPOO SÓLIDO: alternativa sustentable para el lavado capilar

La «tendencia eco», producto del deseo generalizado de cuidar el medio ambiente, está convirtiendo (en …

ALCOHOL EN GEL: el uso excesivo puede provocar dermatitis

Por la calle vemos frasquitos de alcohol en gel colgando de mochilas escolares y de las carteras. …